LA AIE ELEVA SUS PREVISIONES SOBRE LA DEMANDA DE CRUDO EN 2017

La Organización de Países Exportadores de Petróleo (OPEP) ha elevado su previsión de incremento de la demanda de petróleo global en 2017 a 1,16 millones de barriles por día.

Por otro lado la Agencia Internacional de la Energía (AIE) ha constatado que a finales de 20146 se produjo un incremento en la demanda mundial de petróleo, principalmente por el aumento del consumo en Europa, Rusia y Asia. En los tres últimos meses del pasado año se produjo un incremento a 97,3 millones de barriles diarios, 300.000 barriles más de lo que se había estimado hace sólo un mes, lo que se traduce en un aumento de 1,5 millones respecto al ejercicio anterior

Es por este motivo que para el 2017, la AIE ha corregido sus expectativas y ha revisado ligeramente al alza sus previsiones sobre la demanda de petróleo. Aunque pronostica una desaceleración del crecimiento de la demanda para ubicarse en 1,3 millones de barriles diarios.

 

Station for oil in the sea.

Por otro lado, respecto  a la oferta, el último mes de 2016 se redujo en más de 600.000 barriles diarios hasta situarse en 97,6 millones de barriles diarios, 200.000 barriles más que en diciembre de 2015.

Según las primeras estimaciones, los recortes de Arabia Saudí y los países vecinos provocaría la continuidad del descenso.

Acuerdo de recorte de la producción

El año pasado, la OPEP llegó a un acuerdo con otros once productores para reducir la cantidad de crudo que se saca al mercado, con el objetivo de conseguir aumentar el precio, tras alcanzar mínimos en 2016. Aunque la AIE considera que aún es pronto para pronunciarse sobre el nivel de cumplimiento de este trato, los informes iniciales muestran signos de cumplimientos de los recortes de producción por parte de los miembros no OPEP. Estos recortes de producción deberían ayudar a traer la estabilidad al mercado de petróleo en 2017.

¿Y qué pasa con los precios?

Según la AIE el incremento del precio del barril de crudo a principios de este año está volviendo a despertar el sector de los yacimientos de esquistos en Estados Unidos. La producción de ese petróleo no convencional se incrementará previsiblemente en 170.000 barriles diarios en Estados Unidos, que pondrá en el mercado 12,8 millones de barriles diarios este año, es decir 320.000 más que en 2016.

Brasil y Canadá harán también aportaciones suplementarias de 415.000 barriles diarios en 2017 a través de proyectos de largo plazo que se han de materializar en breve.

Por último, ante la posibilidad de que Arabia Saudí ponga fin al recorte de la producción después del primer semestre, se intuye la voluntad de estabilizar el precio del barril, aunque quizás no lo suficiente como para garantizar la bonanza para los productores de alto costo.