LA NUEVA TÉCNICA DE FRACTURA HIDRÁULICA HA ABARATADO COSTES Y PERMITIDO LA REAPERTURA DE POZOS

Según el informe que elabora mensualmente la Agencia Internacional de la Energía que analiza las perspectivas del mercado energético, EEUU producirá en 2018 la mayor cantidad de petróleo registrada desde 1970.

La AIE espera que se extraiga crudo en 2018 a un ritmo de 9,53 millones de barriles diarios de media. Esto supone un avance cercano al 6% interanual, desde los 9 millones de barriles que se esperan para este año. Mientras que en 2016 la producción de petróleo del país fue de 8,9 millones de barriles diarios.

Very high resolution 3d rendering of an oil pump on the sunset sky

Más de la mitad del crudo de EEUU se extrae mediante fracking

Este aumento de la producción está directamente relacionado con el auge del fracking. La nueva técnica de fractura hidráulica ha permitido que se abaraten los costes y reabrir así una cantidad importante de pozos de este tipo. La petrolera Baker Hughes asegura que durante la semana pasada se reactivaron 17 pozos de petróleo. De esta manera, existen 583 instalaciones operativas actualmente, la mayor cantidad desde octubre del año 2015. El aumento de producción de petróleo, según Bloomberg, provendrá en gran parte de los pozos de la región de Permian Basin, en Texas, donde prima la producción de esquisto. De hecho, más de la mitad del crudo que se extrae en EEUU es de este tipo.

Por otro lado, los inventarios de petróleo en el país aumentaron en 13,8 millones de barriles durante la semana pasada, frente a las previsiones que apuntaban a una subida de 2,7 millones. Se trata del segundo incremento más grande en la historia del crudo ya almacenado.